UN POCO DE METAFÍSICA PARA SANAR

UN POCO DE METAFÍSICA PARA SANAR

LA NO-DUALIDAD COMO CAMINO

Sabemos que la metafísica se refiere a más allá de la física. Más allá de lo evidente para los sentidos. Cuando comentamos cosas tales como más allá de los sentidos, nos da un no sé qué y un qué se yo…¿verdad? Creo que es mucho más sencillo que todo esto, y no tiene por qué ser considerado como tal.

Una cosa quiero dejar clara, el trabajar a nivel metafísico no quiere decir obviar las labores y tratamientos que debamos hacer a nivel físico. Si hay que operar, se opera, y si me duele la cabeza me tomo un analgésico. Pero también me permito trabajar a otro nivel, un nivel sutil que también me puede ser de gran utilidad.

Veamos. ¿No te has levantado jamás de la cama, sintiéndote la reina o el rey del mambo y ese día te ha salido todo mejor y mucho más fácil de lo que te esperabas? Encontraste aparcamiento rápidamente, la reunión fue mucho mejor y convenciste a todo el mundo sobre la idea que tuviste, la visita con tus clientes fue todo un éxito y realizaste la venta del año…. y así podríamos continuar con otro centenar de ejemplos ¿Cómo medimos ese intangible ( que no se puede palpar) que generó todos estos acontecimientos positivos? Imposible de medir, pero sabemos que existe. Unos le llaman buena fortuna, energía positiva y otros alegría.

¿Cómo hacer para que todos los días tengan mucho de esto? ¿Qué resultado tendríamos si lo aplicáramos al proceso de dolencia y recuperación que estamos viviendo? Sin duda, nuestros días serían de dicha, y nuestros procesos de recuperación y de dolencia serían más cortos .

Volviendo a la metafísica, podemos deducir que el individuo tiene la capacidad de pensar , sentir y vivir de cierta manera, y que la manera en cómo se haga puede afectar a nuestro físico. Cierto?

En la gráfica que muestro a continuación, el Dr. David R. Hawkins muestra una escala de consciencia que va del 0 al 1.000, siendo el 0 los estados más “negativos” y 1.000 el éxtasis de alegría más absoluto. Este doctor ha demostrado que los estados del 0 al 200 están dominados por estados de consciencia de culpa, miedo, ira, tristeza etc…. Mientras que a partir de 200 se despierta en nuestro interior estados de consciencia más elevados tales como la alegría, paciencia, felicidad y el Amor.

 

 

La pregunta del millón de dólares ¿cómo acceder a los estados más elevados y vivir más armónicamente?

No hay una única respuesta, sino miles, y la que mejor te vaya a ti lector es con la que resuenes más. Hay quienes el Yoga les es de gran utilidad, otros que pasear por el bosque les ayuda a aquietar la mente y conectar con su interior, y otros que prefieren meditar, bailar, pasar tiempo en familia, etc….

Hay un camino que es la no-dualidad y hay miles de vertientes sobre el mismo. En el este le llaman Advaita-Vedanta , mientra que en nuestra cultura occidental ha encontrado a un gran exponente en el libro de Un Curso de Milagros y sus principios.

La no-dualidad se mire por donde se mire, es un camino para la consecución de la paz interior. Se nos dice que el estado previo a toda curación viene precedido por la paz interior. No es una religión más ni tampoco una filosofía, pero si muchos la consideran de sabiduría universal.
Sabemos el reto que es estar en paz en un mundo que ante todo parece querer arrebatárnosla. Vivimos carencia, falta, pérdida, lucha, traiciones y eso nos lleva a pensar, sentir y vivir en desarmonía.
Solamente necesitamos poner las noticias para ver toda la desarmonía que hay en el mundo, nuestro mundo.
Si fuéramos capaces de trascender todas estas limitaciones y estados negativos, seriamos capaces de re-conocer que ya somos completos y que jamás nos hizo falta nada, nos abriríamos más al otro y quizás un mundo mejor haría acto de presencia. A eso es a lo que muchos llaman la no-dualidad. El conocer al Sí Mismo, la esencia real de lo que somos. El Ser. Despertar la Consciencia de lo que somos.

Un Curso de Milagros y sus principios, no son más que herramientas para trascender los niveles de consciencia más bajos y poco a poco acceder a esos estados más elevados. Re-encontrarnos con nosotros.

No requiere ausentarse ni ir a retiros para su consecución, ya que nuestra vida y sus experiencias son nuestra aula. La herramienta principal es el perdón , lo que nos ayuda a evitar los juicios, y así convertir nuestra vida en un camino más armónicos, más paz y estados de dicha y alegría más continuos.
Una vez volvemos a estados más elevados, nuestro cuerpo también lo somatiza, y así puede recuperarse de manera más rápida y eficaz.

Gracias por leerme y feliz camino!