BUENAS COSTUMBRES CORPORALES

BUENAS COSTUMBRES CORPORALES

Por Eva Conde Profesional de Educación Postural Educadora Corporal en Microgimnasia en Qüestions Vitals

Dentro del Sistema ARC (Análisis Restaurador Corporal) del cual forma parte la Microgimnasia, su creador Antoni Munné, ideó y describió, “50 Buenas Costumbres”.

Me ha parecido muy interesante exponer algunas de ellas en este artículo, por la sencillez de las mismas y por los beneficios que puede aportar incorporarlas en nuestra rutina diaria.

Los hábitos posturales incorrectos o no saludables, son difíciles de corregir a no ser que se tenga un sustituto o una actividad positiva que mediante la repetición consciente, se convierta en alternativa para el cambio.

A la persona interesada en iniciar una transformación corporal le interesa disminuir y eliminar estos malos hábitos que en muchas ocasiones, están fuertemente arraigados.

Avanzando poco a poco, día tras día, deben ir reemplazándose los hábitos, rutinas y vicios posturales, algunos inconscientes y mecánicos, por costumbres saludables y beneficiosas para nuestro cuerpo y nuestra salud en general.

Si queremos estar sanos y saludables, a nivel corporal y postural, es imprescindible incorporar en nuestra rutina diaria, la mayoría y si no todas, de las “50 Buenas Costumbres” que describió con detalle Antoni Munné. Todas ellas muy sencillas y fáciles de llevar a cabo.

 

En este artículo describiré tres de esas Buenas Costumbres:

1. BOSTEZAR
¿Bostezas libremente como hacen los animales, sea donde sea, y te encuentres donde te encuentres, cuando tu cuerpo te lo pide?

¿Sabes que cuando interrumpes y tapas un bostezo, te privas de una de las microgimnasias más importantes del cuerpo?

¿De que el bostezo por una parte, mantiene la flexibilidad de las mandíbulas para poder masticar eficientemente, y por otra, oxigena el cerebro?

Para comprobarlo, sugiero que abras mucho la boca. Hazlo ahora, como si fueras un hipopótamo. Hazlo 1 o 2 veces….

¿Cómo te sientes? ¿Notas algo diferente en la boca o en la nuca?

Bostezar de vez en cuando durante el día, con independencia de los bostezos involuntarios, te dejará despejad@, espabilad@ y contribuirá a tu acondicionamiento muscular y corporal.

 


2. PONGA UNA PELOTA EN SU VIDA
Según las bases del Sistema ARC y la Microgimnasia, sufrimos un exceso de lordosis
lumbar (hiperlordosis), acrecentada en cuanto adoptamos ciertas posturas que llevan todavía más a la pelvis hacia delante.

De todas estas posturas, la más usada y perjudicial es la de estar sentados en ángulos rectos (estudiando, trabajando, conduciendo, mirando la TV, etc.), ya que nos proyecta el coxis hacia abajo y hacia atrás.

Para evitar la desalineación del coxis y de la pelvis, y al mismo tiempo, suavizar el
hundimiento lumbar, es interesante colocar al estar sentados o tumbados boca
arriba, una pelota de espuma del tamaño de una naranja o un pomelo grande, por
detrás del coxis, para calzarlo.

La pelota frenará y al mismo tiempo empujará el coxis en la dirección correcta, o sea
realineándolo hacia el interior de las nalgas, provocando también el deslordosamiento lumbar o inversión de la curva lumbar.

Y es tan sencillo como tener la buena costumbre de poner una “cuña” a nuestro coxis, en forma de pelota de espuma, al estar sentados haciendo lo que sea. Es de lo más gratificante y corrector para nuestra espalda.

 

3. DORMIR FETALMENTE Y NO FATALMENTE
La posición natural del embrión humano hasta la séptima semana, y del feto, a partir
de la octava semana, es en forma de “C” o media luna. Es la llamada “postura fetal”
o de costado, y es una postura sanadora y renovadora para el cuerpo, es decir,
nuestra postura perfecta para el descanso y relajación.

Cuando el cuerpo se encuentra en una situación crítica, automáticamente adopta la
postura primigenia, como antídoto a todas las reacciones de defensa que pone en funcionamiento.

En cambio, los desequilibrios corporales que son provocados por un exceso de tensión de la musculatura posterior, paradójicamente obligan al cuerpo a adoptar posturas inadecuadas para dormir, como serían el estar boca-arriba, boca-abajo o de medio costado. Y si a estas posturas le añadimos el colocar los brazos debajo de la cabeza o hacia arriba, nuestra salud corporal se puede ver seriamente comprometida.

Por todo esto, es aconsejable y beneficioso ir adoptando la postura fetal para dormir
e ir desterrando el fatal mal hábito de estas inadecuadas posturas. La postura fetal ayuda a que se experimente el verdadero descanso, con una auténtica extensión dorsal y contracción frontal y la total recuperación del cuerpo-mente, despertando llen@s de vida y felicidad.

Hay que aclarar que el cuerpo cambia de posición muchas veces durante la noche, obedeciendo los mandatos del cerebro de los que no somos conscientes. Aún así, sí que podemos incidir en hacer consciente aquellas posiciones corporales que nos benefician, adquiriendo en este caso, la postura fetal cada vez que nos despertemos,
para poder “guiar” a nuestro cerebro e ir integrando con el tiempo dicha postura.

Y tú… ¿Qué Buena Costumbre te animas a incorporar en tu día a día?

Si te interesa profundizar más en este tema, no dudes en probar una de nuestras sesiones de Educación Postural & Microgimnasia, transformará tu manera de ver y vivir tu cuerpo.

Referencias Bibliográficas:
“La Evidencia del Cuerpo. Armonización corporal a través de la Microgimnasia”.
Antoni Munné i Ramos. Editorial Paidós, 1993.

 

Por Eva Conde Profesional de Educación Postural Educadora Corporal en Microgimnasia en Qüestions Vitals

 

EDUCACIÓN POSTURAL Y MICROGIMNASIA

 

Cepillo facial de madera

Si tienes cualquier duda nos puedes llamar al teléfono 93 718 06 31 en horario de oficina.