¿Cómo equipar una buena despensa vegana para el Invierno?

¿Cómo equipar una buena despensa vegana para el Invierno?

Por Ágata, psicóloga especialista en ALIMENTACION CONSCIENTE y MACROBIOTICA.

Es cierto que ya estamos adentradas en esta estación, pero nunca es tarde para ajustar nuestra despensa y surtirla con los básicos de la estación.

En Invierno, según la macrobiótica, nos encontramos en la estación Agua. Esta se caracteriza por una mayor quietud, menos luz solar durante el día, y un descenso en la temperatura. En la naturaleza, el resto de animales utilizan este tiempo para descansar, para renovarse y para mantener el calor que los mantendrá con vida hasta la Primavera.

Cuando seguimos un estilo de vida más conectado con la naturaleza, nos damos cuenta de cómo sus ciclos nos afectan, y percibimos cambios en nuestros niveles de energía, apetito, sueño, líbido y otras necesidades. Al igual que el resto de los animales, necesitamos mantener el calor y descansar un poco más durante esta época. Y aunque tengamos que seguir con nuestros compromisos diarios, podemos abastecernos con una buena despensa que nos ayude a cumplir cuatro objetivos principales:

  1. Tener suficiente energía para cumplir con las obligaciones diarias.
  2. Entrar en un buen descanso nocturno para reponer energías.
  3. Mantenernos calientes y mejor preparados para las temperaturas externas.
  4. Mantener nuestro Sistema Inmune fuerte.

En la cocina de Invierno vamos a necesitar aumentar la cantidad de cereal integral y legumbre, estos alimentos nos darán la energía que necesitamos durante el día a la vez que nos dan un aporte de proteínas de buena calidad y libres de colesterol. Vamos a priorizar los cereales que proporcionan más energía: el arroz integral de grano corto, el trigo sarraceno y la avena. Incorpora estos cereales en todas las comidas del día y verás como aumenta tu energía y pasas menos frío.

Las legumbres las puedes hacer en guisos, sopas, patés para untar o tortitas veganas para acompañar tus platos. Asegúrate de tener alubias blancas, negras, rojas y azukis en tu despensa. Puedes ir variando y así aportar diferentes nutrientes y sabores a tus platos.

Otras proteínas de calidad y de origen vegetal son el tempeh, el tofu y el seitán. Este último está hecho de gluten, así que si eres intolerante o sensible evítalo y utiliza los otros dos. El tempeh y el tofu al ser derivados de legumbres tienen  una naturaleza un poco más fría que la propia legumbre, pero dan mucha versatilidad en la cocina y está bueno incorporarlos ocasionalmente también durante el Invierno. Sólo asegúrate de hervir el tofu y el tempeh, y luego utilizarlos en cocciones como el horno, el guiso o el salteado largo.

Ten siempre en tu nevera verduras de raíz y verduras redondas compactas, pues aportan más calor. Por ejemplo la zanahoria, chirivía, coles, daikon y rabanitos, la bardana… Cocina con cebollas y puerros, ya que estos te ayudarán a elevar tus defensas.

No olvides tener en tu despensa frutos secos y semillas,estos aportan mucho calor y grasa necesaria para el buen funcionamiento del cerebro y nos dan reservas de energía. Busca los que estén en tu región, ten a mano castañas, nueces, almendras… y combina con semillas tostadas como las de girasol y calabaza.

Las algas te ayudarán a remineralizar tu sangre y ayudar a tus riñones en el proceso de limpieza del organismo. Ten en tu despensa alga kombu e hiziki, utiliza esta última ocasionalmente para resaltar el sabor de algunos platos y darles un característico sabor a mar, y utiliza el alga kombu cada vez que cocines legumbres o verduras.

En cuanto a la fruta, prioriza el consumo de manzanas y peras, naranjas  y mandarinas, y uvas. Trata de hacer cocciones y postres con ellas, de manera que su energía se vuelva más calorífica. Puedes por ejemplo hacer manzanas al horno, peras en compota, conservas de naranja con zanahoria… de esta manera evitarás enfriar tu cuerpo.

Ten en tu despensa infusiones que puedes tomar a lo largo del día para entrar en calor, o en la noche para relajarte. Yo te recomiendo el té bancha, el té kukicha, el té mu, infusiones de limón con jengibre. Y para la tarde y noche las infusiones de manzanilla, lavanda, valeriana o zumo de manzana caliente con kuzu.

A continuación te dejo una tabla para que te sea más simple equipar tu despensa y nevera para el Invierno.

Cereales Legumbres Verduras Frutos secos y semillas Proteínas vegetales Algas
arroz integral de grano corto,   mijo,   trigo sarraceno,   avena judías rojas, pintas, blancas, negras…   azukis,   soja negra zanahoria, chirivía, daikon, nabo, rabanito y otras verduras de raíz.   coles, coles de bruselas, coliflor y otras verduras redondas compactas. castañas, almendras, nueces, avellanas, y otros frutos secos que crezcan en nuestra zona.   semillas de girasol, calabaza, semillas de lino, piñones y otras semillas. tempeh   seitán   tofu     kombu   hiziki
Frutas Bebidas   Da prioridad a las cocciones  largas a fuego lento, los horneados, los guisos y los salteados largos.   Agrega siempre alimentos frescos a tus comidas, pero haz que los alimentos cocidos sean los protagonistas durante esta temporada.
manzana,   pera,   uva,   mandarina,   naranja té bancha,   té kukicha,   té mu,   infusión de jengibre con limón,   lavanda,   manzanilla,   valeriana,   zumo de manzana caliente con zuku

Espero que esta información te haya resultado útil, y si quieres profundizar en el tipo de alimentación más adecuada para ti, o hacer un transición a una alimentación plant-based, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

¡Feliz semana!

Por Ágata, psicóloga especialista en ALIMENTACION CONSCIENTE y MACROBIOTICA.