DEL PENSAMIENTO AL CUERPO Y VICEVERSA

Es probable que hayas oído decir “Los pensamientos negativos te hacen enfermar”, tras ese comentario no hay ningún tipo de explicación, el mensaje es claro, has de cambiar tu forma de pensar, jajaja, ni que fuera tan sencillo, ¿verdad?

Es curioso, porque por esa regla de tres, si tus pensamientos son positivos… ¿Te curan?

En este post os voy a explicarte cuál es el proceso bioquímico por el cual nuestros pensamientos afectan directamente a nuestra salud, tanto para bien como para mal.

  • Proceso que sigue un pensamiento para convertirse en enfermedad, o todo lo contrario.

El pensamiento es la actividad de nuestro cerebro. Los pensamientos, las emociones, la personalidad, la forma como reaccionamos ante los estímulos… todo ello forma lo que conocemos como Mente o actividad mental. Ahora analicemos el pensamiento como el flujo de actividad eléctrica que se desarrolla en nuestro cerebro, concretamente en la comunicación neuronal:

Las conexiones eléctricas entre neuronas, son las que dan lugar a lo que conocemos como pensamientos, recuerdos, imágenes, sonidos, olores, memorias, ya sean reales o no.

Conexiones eléctricas entre neuronas

Una vez que el cerebro ha creado una serie de pensamientos de un determinado tipo (alegres, tristes, destructivos, inspiradores…) nuestro hipotálamo (parte del sistema líbico de nuestro cerebro encargado del sistema hormonal), se pone en marcha, creando hormonas directamente vinculadas a los pensamientos que nuestro cerebro está teniendo, de este modo aparecen “las Emociones”. El hipotálamo al segregar en sangre las hormonas vinculadas a nuestros pensamientos, hace que nuestro cuerpo cree sensaciones. Por eso nos sentimos bien o mal, alegres o tristes, nerviosos o calmados, siempre en respuesta a nuestros pensamientos.

Señal roja: Hipotálamo

En definitiva nuestro hipotálamo puede crear hormonas que nos hagan actuar deprisa ante situaciones de estrés; o puede segregar hormonas placenteras, que nos calmen o premien. Creará una sustancia química natural para cada proceso mental que esté en marcha en ese momento.

¡¡Y he aquí el problema!! La mayoría de las personas no es consciente del enorme poder que tienen sus pensamientos positivos o negativos, y no nos engañemos, somos amantes de la queja y la negatividad, así que nuestro cerebro inunda nuestra sangre con hormonas, que al no ser utilizadas, actúan como un tóxico, y aquí comienza  a surgir la enfermedad.

Los pensamientos y su emociones en el cuerpo

Si por ejemplo, vivimos nuestro día a día, en tensión, estrés o en alerta, el cerebro segregará sustancias químicas que colocará a nuestro cuerpo en situación de ataque/huida, que es la respuesta natural ante el peligro, del mismo modo que actuaría cualquier mamífero de la naturaleza, pero claro, nosotros somos animales racionales y no nos ponemos a correr por la calle (no es correcto) por lo que toda la adrenalina y cortisol que corre por nuestras venas no usada, el cuerpo la interpretará como una toxina. Esto mismo pasa con la ansiedad, la pena, la rabia…

Después de un tiempo batallando con esta situación, el cuerpo empieza a debilitarse, la persona se siente cansada y el cuerpo empieza a comunicarse a través de las patologías, porque sí, la enfermedad no es más que la forma en la que el organismo se está comunicando contigo para cambiar las cosas, quizá para llevar una vida más saludable, o para dejar de fumar, o para parar…

Cuando la persona se debilita, el sistema inmune también lo hace y como consecuencia enfermamos. Nos sube la tensión, el azúcar, cogemos la gripe, nos contracturamos… en definitiva nuestros órganos dejan de funcionar adecuadamente para pasar a funcionar en modo alerta.  

  • ¿Qué podemos hacer para solucionar la situación?  

En primer lugar hay que pensar que la salud, tu salud, solo depende de ti. Tú eres el responsable de tu bienestar.

Son muchas las terapias que pueden ayudarte a recuperar el equilibrio que perdiste, es cierto pero, no estaría nada mal empezar por conocerte, por entenderte, quizá por permitirte, por cuidarte, por potenciar todo lo bueno que hay en ti.

  • Te quiero hablar de un sistema de auto-conocimiento llamado UVATI® (Un Viaje A Tu interior).
Un Viaje A Tu interior

UVATI® es un curso de nueve meses en forma de nueva gestación donde reconocerte a través de la Danzaterapia, la Arteterapia, la Comunicación No Verbal y los Centros de Energía.

Una maravillosa forma de trabajar las emociones, el diálogo interno, la resolución de conflictos, las habilidades sociales… a través del refuerzo positivo, la alegría, del soltar todo lo que ya no es.

Por Ana Mª Moreno

Docente de Reflexologia Podal, Reflexologia Podal Holística, Flores de Bach y Aromaterapia en Qüestions Vitals  y terapeuta en Cos Vital.