DIAGRAMA LUNAR, UNA HERRAMIENTA DE AUTOCONOCIMIENTO PARA LA MUJER

DIAGRAMA LUNAR, UNA HERRAMIENTA DE AUTO-CONOCIMIENTO PARA LA MUJER

 Por Raquel Lara Almazán, terapeuta Gestalt y corporal en Qüestions Vitals

Hace unos cinco años descubrí por casualidad esta potente herramienta, digo casualidad para hacerme entender, aunque en mi opinión las cosas no pasan por casualidad, pues a día de hoy entiendo que era el momento concreto en el que yo necesitaba adentrarme en lo más profundo de mi feminidad y, ahora, en este mismo momento en el que escribo estas líneas, estoy convencida de que era un reclamo de mi ser, mi linaje femenino, y lo femenino en el mundo.

Y a medida que profundizaba en lo femenino que habitaba en mí, ni me llegaría a imaginar que tiempo después, esa necesidad del resurgir femenino, sería bellamente compartido con otras muchas mujeres qué como yo, atendiendo a su llamada interior, y sintiendo una gran rebeldía por ese paquete de creencias impuestas por la sociedad patriarcal, respecto a una determinada expresión de lo femenino e impulsadas por la indignación, se empezaran a reunir las mujeres formando tribus o círculos, en donde se da el espacio necesario para poder recuperar y expresar todas esas energías creativas que habitan en nosotras durante nuestros ciclos.

Y mirando atrás, no sé en qué momento se desequilibró la balanza, no sé en qué momento la sociedad se decantó por lo patriarcal, no sé en qué momento las mujeres se desconectaron de sus ciclos menstruales, de sus partos, de su valía, su poder sanador, de su amor hacia sí mismas, su sexualidad y sensualidad, no sé en qué momento las mujeres creímos que no éramos suficiente, y dimos el poder a lo masculino y no digo al hombre, guardando, apartando y desconectándonos de lo más sagrado de nosotras mismas y nuestra sabiduría ancestral, un lugar profundo dentro de nosotras mismas y olvidado, donde generación tras generación de mujeres han sido las guardianas sin saberlo. Quizás ese tiempo donde el judeocristianismo y el catolicismo aquí en nuestro país y en otros en los que las conquistas y las corrientes de esas mismas religiones invadieron también las mentes y los corazones de las personas. Quizás mucho más tiempo atrás.

Las religiones en mi opinión, han hecho mucho daño a la sociedad, sobre todo a la mujer y a lo femenino, ensalzando los dones masculinos y degradando a los femeninos. Porque tampoco se trata de lo contrario, lo masculino también habita en nosotras, es precioso, valioso y necesario, y en el hombre también habita lo femenino, sino más bien de alcanzar un equilibrio, en donde lo femenino también tenga su lugar, se reconozca y respete, donde lo masculino y lo femenino caminen juntos y observando la naturaleza en todas sus versiones, veo ese equilibrio del que hablo.

Mucho trabajo interior, reconocimiento, perdón y aceptación hacia mí misma ha sido necesario y lo está siendo, porque todavía hay un largo camino por recorrer, para recordar y rescatar eso tan profundo que fue guardado y olvidado por las mujeres que estuvieron antes que yo.

Las experiencias vividas, agradables y a veces las no tanto, han sido necesarias y me han permitido llegar a este punto, en el que siento que todavía queda recorrido, pero muy agradecida de todo lo que me ha llegado como decía al principio por casualidad o no, como cursos, libros, Círculos de mujeres, Bendiciones del útero, terapia individual, formaciones, festivales, personas, retiros etc, que me han ayudado a poder caminar en confianza, tranquila, feliz y segura. Herramientas que para mí han sido básicas y de supervivencia, que siento que toda mujer tendría que conocer para encontrarse a sí misma y que estoy compartiendo, igual que otras mujeres lo hicieron conmigo y lo siguen haciendo.

El diagrama lunar es una de las muchas herramientas, aunque la considero de las más básicas e imprescindibles, que podemos utilizar las mujeres, como iniciación al viaje de encuentro hacia nuestra parte femenina y nuestros ciclos.

 

En un diagrama lunar como este, puedes ir anotando cada día de tu ciclo lo que te vaya aconteciendo de forma interna, comienza el primer día de sangrado y finaliza el día antes de la siguiente menstruación.

Un registro habitual te permitirá comparar los descubrimientos de cada mes y obtener así una guía general de tu ciclo menstrual.

Cada mes el cuerpo femenino sufre una serie de cambios –muchos de los cuales ocurren sin que seamos conscientes- que pueden ser variaciones en el equilibrio hormonal, la temperatura vaginal, la composición y la cantidad de la orina, el peso, la concentración de vitaminas, la retención de líquidos, los latidos del corazón, el tamaño y la turgencia de los pechos, la consistencia del flujo vaginal, los niveles de concentración mental, la visión y el oído, la capacidad psíquica, el umbral de dolor y muchas otras. Por ello es importante que cada mujer tome conciencia de cómo reacciona su cuerpo ante su propio ciclo y así entender de qué forma afecta a su personalidad y energías creativas.

El ciclo físico, que tiene lugar todos los meses, consta de cuatro fases: preovulatoria, ovulatoria, premenstrual y menstrual. El ciclo de la luna y el de la mujer están estrechamente interrelacionados, ya que el cuerpo femenino responde a las fases lunares, pero el ciclo de la luna no es solo el calendario del cuerpo de la mujer, sino que también puede afectar a su periodo.

Los cambios físicos y emocionales que experimenta una mujer en cada fase de su ciclo pueden ser muchos y diferentes. Te puede ayudar ir anotando de forma resumida cada día como te sientes a nivel de energía, emociones, salud, sexualidad, sueños y como lo manifiestas externamente.

En las leyendas y la mitología, las energías que experimenta la mujer durante su ciclo menstrual se describían como un ritmo de cuatro etapas que reflejaba las fases de la luna.

Estas energías son los arquetipos femeninos, cuatro estados donde nos colocamos las mujeres en nuestro ciclo menstrual o ciclo lunar, se pueden resumir en cuatro energías, la virgen o niña (después de la menstruación), la madre (ovulación), la hechicera o chamana (premenstruación) y la bruja(menstruación).

Tras varios meses rellenando tus diagramas, podrás tener una síntesis muy visual de tu propio ciclo que te ayudará a sintonizarte con tu ritmo y, por tanto, a respetarte, aceptarte y amarte tal y como eres.

Las mujeres que no sangran también pueden utilizar el Diagrama Lunar sintonizándose con las fases de la luna y sus energías.

Si quieres saber más sobre el Diagrama Lunar, descubrir de qué manera se manifiestan en ti las energías arquetípicas femeninas, pertenecer a una tribu de mujeres donde sostienes y te sostienen, y mucho más sobre lo femenino que habita en ti, estás invitada a la próxima charla que haré el día 26 de mayo sábado a las 17:45, en las “Portes Obertes” de Qüestions Vitals.

Feliz de poder encontrarnos,

 Por Raquel Lara Almazán, terapeuta Gestalt y corporal en Qüestions Vitals

 

Jornada de Portes Obertes 2018

Si tienes cualquier duda nos puedes llamar al teléfono 93 718 06 31 en horario de oficina.