El Arte de Escuchar el Cuerpo y la Vida

“La Medicina del Alma de Eric Rolf” por Sonia Campos

Eric Rolf – La Medicina del Alma –

La Medicina del Alma es el arte de escuchar el cuerpo y atender lo que la vida nos pone delante en cada momento.

Es una visión que nos enseña a transformar y a sanar, tanto nuestro cuerpo como nuestra vida.

Esta visión de la medicina del alma, nos puede servir para empezar a vivir nuestra vida de una manera más consciente, abriéndote a más posibilidades, dejando de vivir las cosas en un solo enfoque y empezarlas a vivir  en su totalidad, escuchando esa comunicación que nos acerca cada vez más a nuestra esencia.

La vida se comunica con nosotros a través de nuestro cuerpo, de las personas que nos acompañan en el camino, de los acontecimientos que vivimos. Y todos podemos ver esa comunicación de la vida cuando nos permitimos ampliar nuestra visión del mundo. Lo podemos llamar intuición o voz interior.

La vida nos habla de forma sencilla, de forma que cada uno de nosotros podemos entender si estamos dispuestos a escuchar, dispuestos a escucharnos. Cuanto más conscientes estamos, más podemos ver esa comunicación.

El cuerpo es uno los medios de comunicación, cada parte de nuestro cuerpo tiene un significado, tanto órganos internos cono externos representan simbólicamente un área específica de nuestra vida.

Los mensajes del cuerpo están relacionados con aspectos de tu vida que no estás viviendo con plenitud: emociones que reprimes o aspectos que no te permites expresar o sentir. Y todo lo que reprimes sigue creciendo dentro de ti. Son como fuerzas en dirección contraria.

Cuando se manifiesta una dolencia hay una parte nuestra que quiere expresarse, comunicarnos algo, y podemos utilizar esa comunicación para obtener una mayor calidad de vida.

Poner atención en el mensaje hace que descubramos qué parte nuestra no estamos atendiendo. Se trata de ver qué emociones se han quedado atascadas en el cuerpo porque no nos hemos permitido sentirlas completamente, sea rabia, tristeza, enfado, miedo.

No se trata solo de curar la dolencia, porque al curar podemos cambiar unos síntomas por otros, se trata de sanar el aspecto físico a través de ver, aceptar y transformar las emociones que lo ha generado, así no sólo sanamos el cuerpo, si no que al aceptar la emoción que lo ha generado sanamos muchas más áreas de nuestra vida.  Se trata de resolver aspectos emocionales y de poner luz a las partes de nuestra vida que necesitan atención y cambio.

Saber qué te está diciendo tu cuerpo y aprender de él. Los síntomas son comunicaciones, son indicadores de dirección, que nos ayudarán a darnos permiso para expresar emociones y sentirlas. Y en esa aceptación podemos transformarlas.

Las dolencias se puede ver como muchos impulsos reprimidos

Estamos aquí para escuchar, sentir, dar, compartir, aportar valor a los demás y a la vida. . Y la ausencia de esto hace que vayamos de espaldas por la vida. Las cosas no están ahí para hacernos daño, pero si vamos de espaldas no las vamos a ver. Se trata de escuchar e ir de frente en esta aventura que es tu vida, y ver los desafíos como parte de nuestro camino, como músculos para nuestro aprendizaje.

Si ya se ha manifestado una dolencia en tu cuerpo hazte las siguientes preguntas, de esta manera puedes ver con más claridad qué está sucediendo, qué te está alejando de ti y  de tu vida.

Contestando a esta pregunta te dará pistas a qué está haciendo referencia.

¿Cuál es la función de la parte afectada?

¿Cuándo se manifestó el síntoma? ¿Qué más estaba sucediendo en tu vida en esos momentos? En distintas áreas, en tu trabajo, en tu entorno, con tu familia ¿Qué más estaba pasando?

Hay una sincronicidad con lo que está sucediendo dentro y lo que está sucediendo fuera, en el exterior, en tu vida.

En esos acontecimientos exteriores que has identificado ¿hay emociones que no te has permitido sentir, expresar, hay cosas que te has reprimido?

Hazte preguntas con la intención de escuchar la respuesta.

Identifica qué no te estás permitiendo y acéptalo!

¡Sé honesto contigo!

Estas preguntas son como viajar en el tiempo desde el presente, al hablar de ello hay mucha descarga emocional y al descargar emocionalmente se produce un cambio. Se trata de dar espacio a eso que no nos permitimos en ese momento.

Para estar más conscientes y más presentes en nuestra vida y poder ver esa comunicación y así tener una vida más saludable en todos los aspectos, hay que alimentar el alma. Hay muchos alimentos para el alma, por mi experiencia los más importantes son: La respiración consciente, la meditación y el sentido del humor.  Estos alimentos hace que nuestra mente esté más en silencio, y de esta forma podemos ver con más claridad.

Y en tu día a día, hay muchas pequeñas cosas que puedes hacer para estar más consciente en tu vida y así manifestar mayor claridad, bienestar y salud.

Pero si sigues viendo que las cosas ocurren como una casualidad, así seguirán siendo.

Y por muchos indicadores de dirección que haya no les vas a hacer caso. Lo que tú crees configurará tu realidad.

Todos estamos eligiendo en cada momento lo que pensamos con respecto a nosotros mismos y lo que creemos con respecto al mundo. Y estas creencias establecen las estructuras de nuestra forma de vivir y crean nuestras circunstancias en la vida.

Tu mundo depende de quién te permites ser

Los acontecimientos externos son una metáfora de nuestras creencias interiores, de nuestra forma de ver la vida y de lo que nos permitimos sentir a través de ellas.

Lo más importante es aplicarlo y vivirlo directamente y eso te transformará la vida y te devolverá tu entusiasmo y tu alegría.

La próxima vez que una parte de tu cuerpo te llame la atención de alguna manera, aunque sea una leve molestia, tómate un momento para preguntarte sobre qué te puede estar diciendo.

Por Sonia Campos Magallanes, discípula del maestro Eric Rolf desde 1997.

Imparte las clases de Numerología y Meditación en la escuela.

Si te ha gustado este magnífico post de «La Medicina del alma», No dejes de leer el úlimo post:

https://www.questionsvitals.com/los-minerales-en-el-primer-chakra/