PNL para padres y 10 potentes enseñanzas para transmitir a tus hijos

PNL para padres y 10 potentes enseñanzas para transmitir a tus hijos

Por Eulalia Sánchez, docente de Ayurveda y PNL en la escuela.

En numerosas ocasiones tus hijos no están interesados en escucharte, sin embargo lo que saben hacer muy bien es modelarte, imitarte, incluso en sus conversaciones puedes oír frases que tú dices a diario.

Aprovechar la facultad que tienen tus hijos para modelarte en su día a día va a ser una herramienta muy eficaz para extraer todo su potencial y facilitarles que crezcan y se formen como adultos responsables e independientes.

De hecho, la PNL se inicia en la década de los años 70, con la observación y el modelado de tres grandes terapeutas que por aquel entonces tenían un mayor éxito en sus terapias y consultas.

Los niños captan la energía más que las palabras o los actos. Puedes hablar o actuar como si no pasara nada cuando tienes un problema, una situación difícil o el estrés de la vida cotidiana y ellos lo están percibiendo.

Si como padre o madre observas que tu hijo o hija no se recupera de una enfermedad, o bien no supera un conflicto, hazte estas dos preguntas claves:

  1. ¿Qué hay en tu entorno familiar que el niño está percibiendo?
  2. ¿Tu hijo o hija se muestra alegre cuando va a la escuela o cuando vuelve?

 No olvides que para el inconsciente del niño la escuela es su familia simbólica a nivel de amigos, de compañeros y de profesores. Como padres es importante saber todo lo que concierne al niño.

Quién no ha dicho en alguna ocasión: ¿Dónde está el libro de instrucciones de mi hijo?, Lo cierto es que solo podrían venir con un libro de instrucciones si fueran máquinas diseñadas para actuar de una forma determinada y, de ser así, nos perderíamos la mágica maravilla de saber que estamos ante un ser único.

De todas maneras, si tuviera que dar una respuesta a la anterior pregunta sería: “El libro de instrucciones de tu hijo está más cerca de lo que tú puedes llegar a imaginar” y añadiría que “dirigieras tu mirada hacía tu corazón”, lugar en el que también se encuentra tu propio libro de instrucciones.

Tus hijos, en primer lugar necesitan seguridad, protección y sentido de pertenecer a una familia y a una sociedad y una vez tienen como base estos tres pilares vas a tener que desarrollar un modelo de madre o padre que esté dispuesto a ser el espejo de sus hijos.

Ten siempre presente que si una persona se eleva en el mundo va a hacer que muchos más la sigan. Si como persona logras elevarte con unos valores nobles harás que tus hijos también te sigan.

Y ahora permíteme que te haga una pregunta camuflada dentro de una pequeña práctica:

  •  Por favor, ponte en una postura en la que sientas que estás cómodo/cómoda. A continuación realiza tres respiraciones profundas y cierra los ojos. Imagínate por un instante en la piel de tus hijos, es decir tú eres tu hijo o hija, y ahora desde tu parte más sabia contesta a la siguiente pregunta: ¿te gustaría modelar a tu padre o a tu madre?
  • Recoge la sensación que te ha proporcionado tu cuerpo, como si de un barómetro se tratara. Puede tratarse de una sensación de armonía en la que tu cuerpo se siente extendido o puede tratarse de una sensación de angustia en el que algún punto de tu cuerpo se contrae.
  • Da las gracias por la información recibida de esa parte sabia, abre los ojos y tranquilamente vuelves a tu presente.
  • A partir de aquí tú decides si sigues en la misma línea, o bien tienes que emprender alguna acción determinada.

La PNL trabaja con diversas técnicas que te permiten tomar conciencia de tu momento actual y a dónde te gustaría llegar. El ponerte en la posición del otro (en este caso de tu hijo o hija, te permite tomar otra perspectiva de la situación). En PNL encontramos la técnica llamada “Las Posiciones Perceptivas”, que al margen de su denominación o etiqueta, consigue un cambio significativo en tu percepción al realizarla.

Como personas tenemos numerosos “Puntos ciegos” en el que no tenemos la capacidad de ver, oír y sentir con claridad y ecuanimidad puesto que nos han afectado en algún momento de nuestra vida y no hemos llegado a sanar. Por poner algún ejemplo:

  • Si te han acosado, lo más probable es que tu hijo o hija también pase por lo mismo y sea acosado, o bien adopte la polaridad contraria de ser acosador.
  • Si has tenido o tienes problemas con la alimentación, probablemente tus hijos tendrán problemas con los desórdenes alimenticios.  
  • Si has tenido o tienes problemas de autoestima, probablemente tus hijos los tendrán o bien serán, metafóricamente hablando, “hijos verdugos”
  • Si te han educado con miedo por alguna historia familiar, probablemente ese miedo continúe en tus hijos.
  • Si tratas sin respeto a tu pareja, probablemente tus hijos se sentirán divididos pues estás atacando a su “50%”

Recuerda que tus  hijos son tus mayores maestros y que ellos se ofrecen desde otro nivel a ayudarte. Y, para corresponder con su ayuda, te propongo que humildemente, honestamente y con muchísima amabilidad hacía ti, recapacites si puedes transmitir desde tu “modelo” las 10 siguientes enseñanzas imprescindibles para que tu hijo crezca y se forme con los valores que merece una vida plena.

  1. Enseñarles a cuidar su planeta, su casa y su cuerpo: para ello es muy importante el papel de una alimentación equilibrada y que existan unas rutinas diarias de limpieza y orden. Otórgales un papel para que realicen rutinas diarias, siempre dentro de sus posibilidades. Las rutinas dan sensación de seguridad en los niños y ellos necesitan saber que están haciendo bien sus tareas.
  2. Fomentar la amistad con otros niños, facilitando que el niño pueda estar con sus amigos en un espacio distinto del colegio. El apoyo social genera fortaleza en el niño.
  3. Acompañarlos para que identifiquen sus emociones, que puedan definirlas, darles un nombre, que se sientan comprendidos y que estén dispuestos a compartir sus sentimientos sin temor.
  4. Ayudarles a crear un calendario en el que puedan convivir las tareas de casa, de la escuela, el juego, el disfrute y el descanso para evitar la ansiedad por los trabajos de la escuela.
  5. Potenciar la creatividad utilizando cuentos sin acabar para que ellos puedan darles un final, imágenes motivadoras, metáforas, etc.
  6. Ayudarles a focalizar trabajando en el proceso de conseguir un objetivo, en el que puede entrar el conocimiento del dinero, del tiempo, del espacio, etc. Adaptado a la edad del niño.
  7. Ayudarles en el proceso de crear una saludable autoestima. A tomarse la vida con humor y a tener la capacidad de reírse de ellos mismos. A que aprenda a confiar en sí mismo para solucionar sus dificultades y a tomar decisiones por su cuenta. 
  8. Enseñarles lo importante que es ayudar a los demás y a estar contentos por los logros de otros niños. También es importante mostrar lo perjudicial que es juzgar o hablar mal de otras personas u otros niños. Fomentar la igualdad.
  9. Ayudarles a ver como algo normal los cambios en la vida, ante un divorcio de unos padres, de pérdida de un abuelo, el cambio de casa, el proceso de convertirse en adolescente.
  10. Enseñarles a extraer la enseñanza o la parte positiva a lo que ellos ven como un fracaso. Y mostrarles cómo se aprende de cada experiencia.

Después de invitarte a esta introspección, te animo a que sigas trabajando en ti, localizando y dando luz a tus  “Puntos ciegos”  para que de esta manera tu avance repercuta directamente en tus hijos.

Próximos talleres y sesiones de PNL para padres, solicita información en Qüestions Vitals.

Por Eulalia Sánchez, docente de Ayurveda y PNL en la escuela.