Por qué enseñar a meditar a los más pequeños

Por qué enseñar a meditar a los más pequeños

Por Sonia Campos Magallanes, discípula del maestro Eric Rolf desde 1997. Imparte las clases de Meditación en la escuela.

La infancia es una de las etapas más importantes para nuestro desarrollo. Cuando somos niños tenemos necesidades emocionales, sociales, psicológicas. Y las necesidades emocionales son las más importante.

De pequeños aprendemos valores, creencias, creatividad, respeto, empatía, trabajo en equipo..etc. Que durarán en el tiempo y nos ayudara en toda nuestra vida y  a tener equilibrio personal.

Aprender desde niños a meditar es ofrecerles una valiosa herramienta que les ayudará a conocerse más, y les hará más libres de creencias limitantes personales y sociales. Es un gran regalo que les podemos dar. Por eso como padres es importante que nosotros practiquemos meditación así les estamos enseñando algo tan importante para su vida desde el ejemplo. Si nuestros hijos nos ven meditando, probablemente ellos también lo harán de una forma natural.

Quizás muchas veces no dejamos espacio ni tiempo a nuestros hijos para expresarse y buscar su propia naturaleza, tenemos las agendas demasiado llenas. Vamos a crear ese espacio y tiempo!

Practicar meditación con los más pequeños es una aventura divertida, llena de magia, libertad, sueños, intuición…además de descubrir que son seres únicos, descubrirán que su valor está por encima de cualquier calificación y empezarán a descubrir sus talentos y sus capacidades.

A veces los niños no saben explicar lo que les está pasando y preguntarles una y otra vez que les pasa hace que se frustren, porque no saben expresarlo. En ese momento lo mejor que podemos hacer es alguna actividad que haga que el niño esté más calmado y entonces quizás sea capaz de explicarnos lo que le está pasando.

Por ejemplo, a mi hay una meditación que me gusta mucho y es muy sencilla y es mirar la llama de una vela. Pones un poco de música relajante y una vela encendida… y se trata de mirar la llama de la vela, el color, el movimiento.. mientras respiráis profundamente.

Dice el Dalai Lama, que si le enseñáramos meditación a cada niño, eliminaríamos la violencia en una sola generación.

El primer efecto de la meditación es la calma, tanto para los niños como para los adultos. Y cuando estamos calmados desde este estado podemos decidir mejor.

Una vez que estamos más calmados es mucho más fácil poner la atención en lo que realmente quiero y es importante.

La meditación nos ayuda a estar cada vez más atentos y de esta forma estamos mucho más conscientes de lo que ocurre dentro y fuera de nosotros mismos. De lo que quiero y de lo que no quiero, de lo que siento. Y también hace que seamos más conscientes de lo que quieren o sienten los demás.

Beneficios de la meditación para niños

-La meditación ayudará a mejorar su autoestima

-Les ayuda a gestionará sus sentimientos y emociones

-Mejora su capacidad de atención

-Tendrá menos estrés o ansiedad ante situaciones que le bloquean.

-Será menos reactivo….y reflexionará antes de tomar acción.

-Aprenderá a enfrentarse a frustraciones o a dificultades de otra forma

-Desarrollará capacidades de aceptación, lo cual le ayudará a sentar bases de madurez sólida.

-Mejorará su sistema inmunológico.

-Será más empático y agradecido, lo que ayudará a mejorar sus relaciones sociales.

-Será mucho más feliz, viviendo en calma, confiando…y creerá en el

Meditar les ayuda a desarrollar su creatividad

La creatividad es una habilidad que tenemos todos desde que nacemos, pero hay que seguir trabajándola, si no nos volvemos rígidos. La meditación ayuda a nuestra mente a buscar aquella información que es importante. Ayuda a potenciar la imaginación de los niños.  

Crece la concentración

Meditar diariamente aumenta su capacidad de atención, concentración y ayuda a mejorar las funciones cognitivas.

Mejora su rendimiento en el cole

La meditación a parte de relajarnos es una herramienta perfecta para mejorar el aprendizaje. Porque aumenta la concentración, les ayuda a gestionar mejor los nervios, descansan mejor y eso hace que mejore el rendimiento en el cole.

Reduce la rabia o enfados

La meditación va muy bien para controlar los impulsos y reducir la rabia, enfado o agresividad.

Estas emociones en realidad lo que nos quieren decir es que se sienten débiles o inferiores, estas emociones nacen de la frustración. Esos enfados vienen de las ganas de querer solucionar los problemas, pero no saben como hacerlo.

La meditación les ayuda a identificar qué les causó la rabia o el enfado, y a través de la respiración les ayuda a poder expresarlo. Enseñándoles que ellos no son su rabia o enfado.

Conexión con la familia

Meditar en familia crea una buena conexión entre padres e hijos. Esos momentos juntos, esa conexión, ese contacto, hace que haya mejor comunicación en casa, hay mayor armonía.

Pequeños hábitos al levantarnos y al acostarnos

Levantaros con calma y poco a poco y no deprisa y corriendo. Y nos estiramos como un gato, como un león. Deja que tu cuerpo se estire completamente y bosteza! Pones una sonrisa en tu cara y estirándote di: BUENOS DÍAS.

Justo antes de irnos a dormir podemos buscar algo que nos haya pasado durante el día de lo que nos sentimos agradecidos, no tienen porqué ser cosas grandes, las  cosas pequeñas son muy importantes. Como la comida del mediodía que estaba muy rica, cuando hice un ejercicio y me salió bien…etc.

Me siento y escucho lo que sucede dentro de mi

Nos tumbamos con ellos, ponemos las manos en el corazón, cerramos los ojos y respiramos profundamente. Ahora escucha lo que dice tu corazón. ¿Sabes que hay un punto ahí dentro donde estamos conectados?

Meditar es estar con uno mismo, conocerse, es crecer interiormente, es aprender a ser buena persona, compasivo con uno mismo y con los demás,  y les ayuda empatizar…

Aprenderán a través de su cuerpo, también a desarrollar su potencial y cambiar los miedos, inseguridades y desconfianza por hacer de cada niño un niño feliz.

¿A cuantos de vosotros no os hubiese gustado que os enseñasen a saber gestionar todo esto cuando eráis niños?

¿Imaginaros si sembramos esas bases desde que son niños… todo lo que pueden llegar a ser?

“El niño debe saber que es un milagro, que desde el principio del mundo y hasta el final de los tiempos no ha habido, ni habrá, otro niño como él”

 Pau Casals

“Utiliza en la vida los talentos que poseas: los bosques serían demasiado silenciosos si cantaran sólo los pájaros que mejor lo hacen”

 Henry van Dike

Por Sonia Campos Magallanes, discípula del maestro Eric Rolf desde 1997. Imparte las clases de Meditación en la escuela.