SANANDO AL NIÑ@ QUE FUIMOS – Con terapia Gestalt

SANANDO AL NIÑ@ QUE FUIMOS – Con terapia Gestalt

Por Raquel Lara Almazán, Terapeuta Gestalt y Corporal

Todos los adultos llevamos dentro el niñ@ que fuimos. El que más y el que menos en la infancia, hemos tenido heridas emocionales y si no las solucionamos en su momento, el niñ@ interior estará dañado. Ahora desde la capacidad de adultos podemos intentar comprender lo que le pasa para sanarlo, escuchar, aceptar, sostener, dar amor y cariño a nuestro niñ@ interior es de vital importancia para mejorar emocionalmente y para una sana autoestima.

¿Cuáles son los síntomas de un niñ@ interior herido?
  • ¿Reaccionas de forma exagerada a problemas comunes? ¿Necesitas tenerlo todo bajo control, y cuando eso no sucede, no sabes qué hacer para solucionarlo?
  • ¿Tienes problemas de comunicación con tus seres queridos?
  • ¿Tropiezas una y otra vez con la misma piedra?
  • ¿Te descuidas a ti mism@, tienes adicciones, costumbres que perjudican a tu salud, no comes ni duermes bien?
  • ¿Sientes culpa cuando te va bien?
  • ¿Desaparecen el juego y la risa de tu vida?
  • ¿No sabes poner límites?
  • ¿Repites patrones familiares de forma inconsciente?
  • ¿Utilizas el chantaje emocional y el victimismo como manipulación en tus relaciones?
  • ¿Te preocupas demasiado de lo que opinan los demás?
  • ¿Tu bienestar depende de los demás?

Si tus respuestas a algunos de estos interrogantes son afirmativas, ello es señal de que necesitas sanar tu niñ@ interior, esa parte nuestra que simboliza nuestro ser emocional, que creció en un entorno familiar determinado, y que, a muy temprana edad, empezó a ser condicionado a través de la culpa, la crítica, el miedo, el rechazo…

¿Cómo sanar a nuestro niño interior?

Te propongo un ejercicio, se trata de visualizar tu etapa de la niñez, ¿cómo eras cuando tenías 6 o 7 años?, como eras físicamente y si te cuesta, puede ayudarte y resulta muy útil rescatar alguna fotografía que tengas de esa etapa, para refrescarte la memoria y captar todos los detalles posibles.

Imagínate a ti mism@ de pequeñ@, en tu habitación sol@, ¿qué hacías cuando estabas en tu habitación a solas?, ve al pasado para recordar cada detalle. Qué muebles había en tu habitación, de qué colores, a qué jugabas, a qué olía…a más detalles más efecto tendrá el ejercicio.

Ahora imagínate a ti mism@ como eres ahora. Imagina que estás entrando a la habitación que tenías cuando eras pequeñ@, abres la puerta y ves a un niñ@ cabizbaj@, insegur@. Ese niñ@ eres tú cuando eras pequeñ@. En la habitación estás tú, tal y como eres ahora, acompañad@ por un niñ@, que es el de la etapa de tu infancia.

Ahora tu persona adulta puede hablar, acariciar, darle amor al niñ@ que fue, usando la imaginación.

Ahora en esta visualización puedes acercarte a ese niñ@ herid@, sensible, temeros@ y preguntarle qué le pasa. Escúchal@, porque ahora puedes comprenderl@, besarl@, abrazarl@, darle protección, apoyo, amor…ahora tienes la oportunidad de tratarte como te hubiera gustado que te trataran en la niñez. Dale cariño y comprensión, abrázal@ fuerte y dile que a partir de ahora estará a salvo, que l@ cuidarás y aceptarás como se merece.

Hay una oración que yo le digo a mi niña y es la siguiente,

Te amo incondicionalmente

En este mundo hay mucho amor para ti,

y tú tienes mucho amor para dar.

Ese amor es incondicional,

que no se compra ni se vende,

que no tendrás que pagar,

de ninguna de las maneras,

porque naciste en el amor incondicional.

Te amo incondicionalmente

Desde hoy, para toda mi vida y toda mi eternidad

Y así lo decreto

Me amo incondicionalmente

 

Hay muchas oraciones por internet, puedes buscar la que más vaya contigo o crear la tuya propia.

Los beneficios de hacer este ejercicio, a través de la visualización y la imaginación, es poderte dar cuenta de que tus partes más inseguras, crueles y temerosas provienen de tu niño interior. Trata de cuidarl@, quererl@ y aceptarl@ y notarás mejoría emocional, a la vez que tu autoestima quedará reforzada.

 

Relacionarnos con nuestro niñ@ desde la alegría, la comprensión y el amor, nos ayudará a sanar nuestra dañada autoestima. Es la única manera de realizar cambios positivos en nuestra vida: establecer relaciones sanas, ser prósperos, cuidar nuestro cuerpo, trabajar en algo que nos gusta, amar incondicionalmente y llegar a sentirnos plenos y felices.

En terapia utilizo el trabajo con el niñ@ interior en muchísimos casos, y nos ha ayudado a hacer posible el reencuentro de muchas personas con su niñ@ interior, que les ha dado conciencia de sí mism@s y el placer verdadero de vivir.

 

Con AMOR todo es posible

 

Puedes solicitar una visita orientativa gratuita si deseas saber más sobre el trabajo de Sanar al niñ@ interior.

 

Por Raquel Lara Almazán, Terapeuta Gestalt y Corporal

Si tienes cualquier duda nos puedes llamar al teléfono 93 718 06 31 en horario de oficina.