¿TENDINOPATÍAS?

¡Consejos prácticos de tendinopatías!

Como bien sabéis con estos posts que hacemos semanales, os queremos resolver las posibles dudas que podáis llegar a tener sobre patologías y como se generan. O simplemente os damos pequeños consejos para poder mejorar vuestro día a día.Como últimamente llegan a consulta varios pacientes con diferentes tendinopatías, he decidido informaros por aquí, que es esta patología tan típica, y con el paso de los años todos llegaremos a sufrir.

Lo primero que debemos saber es, que es un tendón y que función hace.

Los tendones se conectan con los músculos con los huesos y transmiten la fuerza muscular

Los tendones son los que conectan los músculos con los huesos y transmiten la fuerza muscular a todo el esqueleto durante el movimiento. Están formados por fibras de colágeno y elementos celulares, rodeados por una matriz extracelular rica en proteoglicanos y aminoglicanos, que cuando no están sometidas a tensión son ligeras y onduladas, lo que permite amortiguar la transmisión de la fuerza a los huesos.

Las vainas tendinosas son unos tubos conductores llenos de líquido. Están situados donde los tendones tienen que girar o pasar sobre los salientes huesos. De esta forma se evita que al moverse los tendones rocen con los tejidos circundantes.

¿Qué es?

Con el término tendinopatía nos referimos a los procesos patológicos de los tendones que pueden cursar con o sin inflamación.

Los tendones transmiten la fuerza muscular al esqueleto
  • Tendinopatía es el término general que se utiliza tanto para tendinitis como tendinosis. Mientras que la tendinitis implica inflamación del tendón, la tendinosis describe un tendón dolorido y degenerado por una serie de problemas en el propio tejido del tendón.
  • La tendinitis calcificante es una entidad patológica de origen desconocido que se caracteriza por el depósito de calcio en los tendones del manguito (hombro). No tiene relación con el tipo de trabajo o actividad física ni alimentación rica en calcio. Se da más frecuentemente en mujeres entre 30 y 50 años. Son bilaterales en un 25%. Su diagnóstico es fundamentalmente radiológico. La curación espontánea puede ocurrir en el 90% de los casos, pero en algunos casos puede causar crisis de dolor intenso (hombros hiperálgicos).

Causas

Las causas de la tendinopatía pueden ser varias. Por ejemplo, las lesiones en el tendón de Aquiles son más prevalentes en deportes que impliquen correr mientras que los problemas de hombro aparecen en deportes que implican tirar objetos o que requieran movimientos aéreos.

Las lesiones tendinosas o tendinopatías se producen tras una sobrecarga que genera pequeñas roturas de las fibras. Cuando los músculos y articulaciones afectados sufren tensión o esfuerzo, genera inflamación en los tendones, se dificulta el flujo sanguíneo o hay atrapamiento de los nervios.

El tendón, al ser resistente y poco elástico, puede sufrir con el ejercicio muscular repetido, respondiendo al sobre-esfuerzo con una inflamación. También los entrenamientos excesivos y mal ejecutados pueden producir sobrecargas tendinosas. En general, una demanda excesiva junto con micro-traumatismos por repetición suelen ser causas frecuentes de patología tendinosa.

La tendinopatía afecta a las personas que realizan tareas repetitivas en sus trabajos, deportes u otras actividades rutinarias. Las tareas domésticas como atender la huerta, jardín, cocinar o limpiar a menudo requieren movimientos repetitivos y con el tiempo existe riesgo de desarrollar una tendinopatía.

La edad es otro factor de riesgo para padecer una tendinopatía. A medida que las personas envejecen, sus tendones se vuelven menos flexibles, lo que los hace más vulnerables a las lesiones.

Síntomas

Los síntomas de la tendinopatía, varían de unos pacientes a otros. Los más comunes son el dolor y la sensibilidad alrededor del tendón afectado. Estos síntomas pueden ir acompañados de hinchazón cerca del tendón lesionado.

Con frecuencia los pacientes experimentan:

  • Aumento de dolor y síntomas relacionados con la actividad.
  • Un crujido cuando se utiliza el tendón, que en general es desagradable y doloroso.
  • Empeoramiento de los síntomas durante la noche y al levantarse por la mañana.
  • Rigidez de hombro.
  • En el caso de las tendinitis calcificantes el dolor es más caprichoso y pueden aparecer distintos grados del mismo tanto en reposo como con las actividades e incluso puede presentarse de repente con un dolor muy severo y rigidez.

¿Cómo se trata?

El primer paso es diferenciar entre tendinitis y tendinosis, ya que el tratamiento varía de una a otra. Aunque tenemos cierta tendencia a buscar el alivio del dolor en los medicamentos antiinflamatorios, en el caso de la tendinosis no son útiles, ni siquiera para disfrazar el dolor, ya que, pese a las apariencias, no se produce una inflamación de las células del tejido.

El tratamiento más adecuado pasa por la terapia manual o fisioterapia, reposo inicial y, posteriormente, evitar el sobreuso del tendón afectado, además de una serie de ejercicios adecuados para fortalecer la musculatura y reducir la rigidez. Dado que estamos hablando de degeneración del tejido, debemos asumir que la recuperación no es inmediata y suele llevar algunos meses.

Escrito por Miriam Díaz

docente de quiromasaje en Qüestions Vitals